728x90 AdSpace

Latest News
8 mar. 2009

Meditando con los arcanos mayores: La Muerte

En esta ocasión te contamos cuando elegir al Arcano La Muerte, para meditar con el tarot. El ambiente, los materiales, el ritual y todos los pasos necesarios para la meditación.Si estás harto de vivir de una determinada manera y deseas perder el miedo a los cambios elije LA MUERTE (Arcano XIII).

Sabes que hay cambios profundos dentro de ti pugnando por salir.

La barrera contra la que chocan es muy sólida. Tan sólida como te apetezca.

LA BARRERA ERES TÚ MISMO.

Nada muere del todo sin dejar algo vivo en su sitio.Después de un oscuro y crudo invierno, llega la PRIMAVERA preñada de flores y granos que serán fruto y alimento mañana…

¿También te opondrías a su llegada?…

Vamos… aferra la guadaña y corta uno a uno los lazos que te unen a lo vivido y sufrido… abre la manos para llenarlas con vida nueva.

Es bueno que convoques al Arcano LA MUERTE.
Tarea para los tres días previos a la primera meditación
Separa la carta y guarda prolijamente el resto del mazo.
Obsérvala con cuidado memorizando cada unos de sus detalles.
¿Te atemoriza la escena?
¿Sientes miedo a la muerte de las cosas?
¿Siempre le has temido a la muerte? ¿Te parece que es el final de todo?
¿Te aferras a los bienes y a las personas y te aterran los cambios?
Calma. Poco a poco.
Lleva la carta contigo durante el día y por la noche guárdala bajo tu almohada y duerme sobre ella incorporando su energía.
Hazlo todo el tiempo necesario para cargarte con su buena vibra y perder el temor.
Prepara una bolsita de tela y vuelca allí siete puñados de sal gorda y siete gotas de Aceite esencial de Vainilla. Mezcla bien. Déjala reposar un día hasta que todo se mezcle y perfume.
A partir de allí utiliza esta sal para tus baños de purificación.
Renueva el contenido de la bolsita cada vez que sea necesario
Cada noche, completa la bañera con agua tibia y vuelca en ella un puñado de la sal preparada con Aceite de Vainilla.
Sumérgete durante un buen rato y cuando te levantes, dúchate friccionando todo tu cuerpo con Jabón de Ruda. Enjuágate y al final sacude todo tu cuerpo -imita a los perros cuando se mojan- para descargar las malas vibras.
En caso de no tener bañera, prepara un cazo grande con agua tibia, vuelca la sal y al final de tu baño cotidiano vuélcalo sobre tu cuerpo desde la cabeza hacia abajo. Enjuaga y sacúdete.

Prepara el ambiente para tu meditación

Lo ideal es que comiences el PRIMER DIA de la LUNA NUEVA y realices las meditaciones un mínimo de 7 días (o una cantidad de días múltiples de siete).
Dispone de por lo menos 30 a 60 minutos de tu día en los que puedas estar en soledad y paz. Desconecta el teléfono y el móvil.
Realiza tu baño de purificación como te cuento más arriba.
Elije el lugar donde realizarás la meditación y:
Coloca un vaso o bol de vidrio transparente muy limpio lleno de agua.
En un Incensario Cáliz enciende un Incienso con aroma a SÁNDALO.
Prepara una Vela de color Azul y otra Vela de color Verde en sendos porta velas y enciéndelas.
Coloca el agua a tu derecha y los fuegos y aromas a tu izquierda.
El Arcano de LA MUERTE, frente a ti para poder verlo en detalle.
Música que te agrade.
Siéntate. Acomoda tu cuerpo en la silla.
La espalda recta, las piernas y los pies juntos y descalzos apoyados en el piso.
En postura relajada y atenta.
Fija la mirada en la carta de LA MUERTE, mientras inspiras aire por la nariz y lo visualizas ingresando a tu cuerpo en forma de luz azul. (Paz)

Cuenta lentamente….1…..2……3…..4….

Exhala el aire por la boca más lento aún, viendo como sale de tu cuerpo en forma de luz roja. (Odios)

Cuenta lentamente….1….2….3….4…5….6…7…8….

Repite por lo menos tres veces.

Comienzas a sentir que tu cuerpo se relaja, pesas en la silla y cierras los ojos.
Es posible que imágenes se mezclen en tu cabeza y aparezcan los pensamientos desordenados. Aléjalos de ti y concentra tu atención en la imagen del Arcano XIII, La Muerte.
Entras en un camino que a la luz del crepúsculo se ve verde azulado. Caminas con desconfianza y te rodea una niebla espesa y fría. No ves casi nada y tiritas.
El temor se desliza en tu cuerpo y te dificulta el avance.
Debes luchar con él para caminar…lo haces…Llegas a un claro del camino que es un círculo de grandes piedras célticas ceremoniales. Buscas una salida, una luz, una voz humana que te de seguridad…algo conocido…
Y no lo hallas…pasa largo tiempo y de pronto…desde las sombras surge una figura humana que avanza lento hacia ti cargando al hombro una herramienta que no llegas a identificar.
Tiendes las manos y tratas de correr hacia ella…y entonces la ves y el espanto se apodera de ti…es La Muerte…un esqueleto que avanza cargando su guadaña…
Es en este momento cuando debes tomar la decisión correcta y continuar…
Sal a su encuentro y toma contacto con ella…obsérvala en detalle…deja salir el miedo definitivamente…encarna en La Muerte…sé La Muerte…
Mira de nuevo…estas viendo tu propio esqueleto…algo muy bueno te esta sucediendo. Te has desprendido de todo lo superfluo y conservas tu esencia. Sólo los huesos.
Estudias lo que queda de tu cuerpo y ves que sólo manos y pies conservan rasgos humanos.
¡¡¡ALÉGRATE!!! …tienes lo necesario….las manos para construir lo nuevo…los pies para avanzar en los cambios….
La vida te sonríe, estás aceptando la muerte de algo para fortalecer los nacimientos que te nutren de aquí en más…
¡¡¡ERES LIBRE!!!
Nada existe. Todo está por hacer. Todo para construir y tu tienes las habilidades y el valor para hacerlo.
¡¡¡AVANZA!!!
Sé muy sincero contigo mismo, empieza una nueva etapa de tu vida. Haz los cambios que sabes que tienes que hacer.
Visualízalos a todos y cada uno frente a ti con todo detalle.
Cuanto más detalles le pongas más rápido los harás realidad.
Cambia….cambia…todo lo que DEBAS CAMBIAR.
Si sientes que no puedes solo, pídele a La Muerte que te indique que cosas a modificar. Sigue sus directivas. TODO ESTA BIEN.
Cuando sientas que todo está hecho, que nada queda pendiente, vuelve a visualizarte como eres, ponte frente a La Muerte y dale las gracias por su ayuda.
Desanda el camino.
Una luz verde azulada te iluminará durante el trayecto.
Sal del Arcano XIII.
Al salir del Arcano vuelves a inspirar y exhalar tres veces muy lentamente.
Comienza a moverte en la silla y a desperezarte.
¿Sientes una gran laxitud?
¿Te sientes descansado y tranquilo?
¿Los miedos son cosas del pasado?
Abre los ojos.
Descansa unos minutos más.
Deja que el incienso y la vela se consuman totalmente. Cuando todo esté frío, guárdalo en un sobre de papel blanco que tendrás destinado para esto. Guarda todos los restos durante los siete días.
Tira el agua por el retrete (no en otro lugar) y haz correr el agua varias veces.
Nota: Es posible que esta meditación te resulte particularmente difícil.
No abandones.
Si sigues sintiendo temor al finalizar el primer período de siete días, descansa hasta la próxima Luna NUEVA y recomienza.
Hemos sido programados culturalmente para temer y sufrir por los ciclos cumplidos –la muerte de los seres y las cosas- y nos perdemos la esperanzadora sensación de que cuando algo muere es para dejar paso a nuevas vidas.
Calma. No te fuerces. Poquito a poco.

Ritual de agradecimiento a LA MUERTE

La muerte es en muchos sentidos la conmemoración de la vida
Al terminar tu proceso de meditación con LA MUERTE, puedes si así lo deseas realizar un simple ritual de agradecimiento, que comenzarás a preparar tres días antes de finalizar y que al mismo tiempo te servirá para consagrar un talismán de protección y buena suerte.

Preparación de los elementos

Tres días antes de finalizar este ciclo de meditaciones toma un frasquito de Agua Bendita coloca en él siete granitos de sal gorda y una hoja de ruda.
Déjalo macerar en lugar oscuro.
El día del ritual de agradecimiento date un baño purificador como te cuento más arriba con sal gorda y Aceite esencial de Vainilla y el Jabón de Ruda
Prepara 1 Vela de Miel, 1 Vela Larga de color Verde y otra Vela Larga de color Azul en sendos porta velas.
Antes de encenderlas, con un alfiler escribe en la vela de miel tus nombres y apellidos completos y tu fecha de nacimiento.
Enciende las tres velas con la misma cerilla.
Coloca a la izquierda un bol con agua limpia y a la derecha un Incensario Cáliz con un Incienso con aroma a SÁNDALO.
Consagra un Talismán de las 7 herramientas de la Suerte rociándolo con nueve gotas del agua bendita con sal gorda y ruda que tienes preparada.
Ponlo junto con la carta en lugar central bien visible.
Reza una oración a tu modo y a tu Dios.
Cuando todo se haya consumido, junta todas las cenizas, el resto de las velas apagadas y frías y ponlas en el sobre blanco donde fuiste guardando todo durante la meditación, ciérralo. Busca un parque cercano y bajo un árbol, entiérralo.
Desecha el agua del bol en el retrete y haz correr el agua por lo menos tres veces.
Guarda la carta en su sitio con el resto del mazo.
Lleva siempre contigo el, Talismán de las 7 herramientas de la Buena Suerte, puede ser al cuello o en contacto con los objetos que son cotidianos e importantes para ti.
Una vez al mes al menos, prepara la sal con Aceite de vainilla y ruda; repite los baños por tres días y la consagración del talismán para recargarte de buena energía.

“Antes de iniciar la labor de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu propia casa.” Proverbio chino

¡¡¡Armonía y Luz!!!!

Autora: vmonicat
  • Blogger Comments
  • Facebook Comments

0 comentarios:

Publicar un comentario

Me reservo el derecho de eliminar cualquier comentario que no cumpla con las normas:
*No publicitar otros sitios webs/blogs/foros.
*No publicar mensajes de tipos "cadenas"
*Ser respetuoso/a con la gente que comenta, con el blog y conmigo misma.
*Escritura clara y no como un SMS.
*No repetir preguntas ya resueltas en otros comentarios o dudas que estén explicadas en el post o en el blog de manera preferente (barra lateral derecha).

Item Reviewed: Meditando con los arcanos mayores: La Muerte Rating: 5 Reviewed By: Luna Tarot