728x90 AdSpace

Latest News
10 may. 2010

La personalidad de los Tauro

No podemos olvidar en ningún momento que el elemento que rige este signo es la Tierra, el elemento más sólido y estable de los cuatro que se reparten el Zodíaco, y que Tauro es como ella: realista, con sentido práctico y con una gran necesidad de seguridad y estabilidad a todos los niveles. Lo suyo es pertenecer a un lugar, a un escenario permanente y, a poder ser, inmutable. Menudo es Tauro para los cambios: los odia. Es que además de ser de Tierra es un signo fijo, por lo tanto, fuerte y resistente, de sentimientos íntegros y, por supuesto, permanentes, para bien y para mal, y claro está, se trata de un ser conservador. Menos mal que su planeta regente es Venus, que pone un toque amable, sentido estético y refinamiento. El signo de Tauro suele tener facilidad para la pintura y para la música. En fin, Tauro es el más terrenal de los signos de Tierra y además el primero, el que simboliza la etapa en la que en la tierra todo crece y florece. Así crece Tauro apegado a la tierra, a su realidad tangible. Y hablando de tocar, el tacto es el sentido por excelencia de este signo. Desde que es bebé le gusta tocarlo todo, necesita "tocar el mundo", sentirse dueño de las cosas que le gustan. Su palabra favorita es "poseer" en todos sus sentidos. Otra de las características de este signo es que es terco y obstinado, aunque él no lo reconocerá nunca. Él opina que es paciente, firme y sensato, pero nunca terco. Ahora bien, lo que no puede negar es que es lento en sus movimientos y parco en sus palabras. No es precisamente muy hablador; es el perfecto amigo para confiarle un secreto. Le gusta el silencio y que lo dejen solo y tranquilo. Odia que lo agiten, que lo molesten y más vale tenerlo en cuenta porque ¡ay del insensato que se permita fastidiarlo más de la cuenta! Menos mal que Tauro tiene un buen control de sí mismo y necesita que lo fastidien mucho para saltar, lo malo es que cuando se lanza a la carga no hay quien lo pare hasta que no ha arrasado con todo. En esos casos, lo mejor es huir cuanto antes. Para compensar, no sabe lo que es la crueldad y cuando se le pasa el arrechucho tiene un sentido del humor muy cálido y divertido. Uno de los resultados de su veta hedonista es su amor a la buena mesa abundante y tradicional, disfruta comiendo bien y, lo que es mejor, lo pasa bárbaro metido entre los fogones. Claro que luego vienen los remordimientos de conciencia traducidos en kilos de más. Hay que bajarlos, hay que hacer ejercicio, ¡qué horror! Tauro es más bien perezoso y eso de la gimnasia le da un poco de espanto. Pongámonos a dieta, dice él, y hace buenos propósitos. ¿Los cumplirá? Me temo que ésa es ya otra historia. En resumen, Tauro es un ser realista, terrenal y muy práctico que vive en contacto con la realidad y al que le preocupa la idea del bienestar. Su lema es conseguir el máximo beneficio con el mínimo esfuerzo y para conseguirlo pone mucha fe y esperanza en que el universo y la vida le ayudarán. Para él querer es poder y la verdad es que puede mucho. Claro que, si la vida y el universo le fallan o, sencillamente, si no establece una buena relación de confianza en la vida, se va a encontrar completamente abandonado a su suerte y lo único que desarrollará será una total inseguridad y se volverá envidioso y voraz. Se dedicará a poseer y poseer y se convertirá en un obsesivo por conseguir riqueza, convencido, equivocadamente, de que la sobreabundancia le dará seguridad y lo librará de sufrir.
Si hemos dicho un poco más arriba que Tauro es más bien lento, sería una pura contradicción afirmar ahora que tiene una mente prodigiosa en rapidez. Pues no, no es así, la mente de nuestro héroe es lenta pero segura; no es muy original, pero es muy constructiva. Rumia lo que aprende, lo incorpora poco a poco, pero no lo olvida. Está claro que, en general, no podemos esperar de él grandes ideas brillantes ni enfoques muy originales; en cambio, nos puede volver a la realidad con tres o cuatro razonamientos contundentes y, por supuesto, sensatísimos. Cuando a Tauro se le pregunta lo que piensa, contesta clara y concretamente -si no se le pregunta no habla mucho- y ya está, no pretendas hacerle cambiar de opinión, tardarás dos o tres reencarnaciones en conseguirlo. Con lo que le ha costado formarse una idea de las cosas, como para modificarla a la primera de cambio. No se trata precisamente de un progresista, sino de un conservador que se mueve más cómodamente siguiendo lo ya conocido que innovando a troche y moche. Todo esto no quiere decir que sea poco inteligente, nada de eso, sino que tiene un tipo de inteligencia que rinde más y mejor siguiendo una línea cuidadosamente planeada porque, eso sí, cualquier desviación del curso normal de los acontecimientos lo trastorna mucho. Los imprevistos lo dejan bloqueado. Habría que convencerlo para que haga un cursillo de flexibilidad y adaptabilidad para evitar disgustos producidos por los cambios bruscos. Creo que está claro que este ejemplar no será demasiado feliz si tiene que ocupar un puesto en el que tenga que tomar decisiones rápidas. Se encontrará mucho mejor actuando como segundo de a bordo de alguien que toma las riendas. Lo atrae la seguridad de una vida burocrática convencional y necesita su sueldo seguro a final de mes. Las aventuras profesionales no le gustan demasiado. A no ser que se trate de alguna aventura financiera. Tiene una magnífica mente para las finanzas, aunque es probable que no se meta en negocios ni inversiones de riesgo: lo suyo son los negocios seguros para la jubilación. Pero como siempre hay excepciones, existe el gremio de los Tauro artistas que, aunque expresen su talento en un marco más bien convencional, arriesgan más. Recordemos una vez más que Tauro está regido por Venus, diosa del amor, y por lo tanto algo de su regente se le ha pegado. Tauro se enamora mucho, muy profundamente y muy posesivamente. Recordemos que lo suyo es poseer, desde su pelota cuando era pequeño hasta su casa y su amor cuando se hace mayor, y ya puestos, su familia, sus amigos, etc. Pero que sea posesivo no quiere decir que sea un ogro duro y controlador. Ni mucho menos. Tauro es un ser romántico, tierno y cariñoso, y si no es de muchas palabras, que no lo es, sí es de mucho tocar, cosa que en amor es buena. Me explico. A lo mejor te dice "te quiero" una vez al año, como poco. Es hedonista y sensual, disfruta de las sensaciones, del erotismo, tiene una sexualidad sana y el amor físico le encanta, por lo tanto es un buen amante. Y, por supuesto, también es un buen compañero/a. Intentará dar a su pareja toda la seguridad y la comodidad posibles. Luchará, tanto él como ella, por conseguir una situación económica cómoda, una casa cálida y agradable donde no falte la belleza y la buena música, una familia unida y estable. Tiene además la ventaja de que aunque sea hijo de Venus es más fiel que ella y, desde luego, más tradicional. Quiero decir con eso que mientras está sumergido en una relación sentimental no se distrae con otra y, además, no tiene miedo al compromiso y es capaz de casarse y todo. Claro que, de vez en cuando, este personaje tan conservador es capaz de echar una canita al aire, pero siempre se tratará de una historia puramente física que durará poco.
  • Blogger Comments
  • Facebook Comments

0 comentarios:

Publicar un comentario

Me reservo el derecho de eliminar cualquier comentario que no cumpla con las normas:
*No publicitar otros sitios webs/blogs/foros.
*No publicar mensajes de tipos "cadenas"
*Ser respetuoso/a con la gente que comenta, con el blog y conmigo misma.
*Escritura clara y no como un SMS.
*No repetir preguntas ya resueltas en otros comentarios o dudas que estén explicadas en el post o en el blog de manera preferente (barra lateral derecha).

Item Reviewed: La personalidad de los Tauro Rating: 5 Reviewed By: Luna Tarot